Inicio

Por Jair Ávalos de la Crónica de Veracruz

.

Veracruz 16-Julio-2015.- El ex bigleaguer veracruzano, Narciso "Chicho" Elvira Delgado, habló por vez primera respecto a la experiencia que desgraciadamente vivió durante casi un mes en su secuestro que hizo a muchos temer por su existencia, la cual conserva, con el peor recuerdo de ella. 

Al ex pirata de Campeche se le escucha tranquilo pese a los momentos difíciles que experimentó junto con cuatro de sus colaboradores en la zona serrana de los Tuxtlas.

"Realmente fue una experiencia bastante difícil. Estuvimos por ahí, bajo un techo como seis o siete días y luego de eso en montes, en montañas, al aire libre, bajo la lluvia seis o siete días sin tener techo. Se nos secaba la ropa y se nos volvía a mojar. Pero pues gracias a Dios salimos con vida".

Los secuestrados estuvieron cerca de ser mordidos "por víboras, coralillos" que los mismos criminales mataban. Así durmieron por 25 días, encadenados en medio del campo.

El ex jugador, también de clubes japoneses, estuvo vendado, malcomido y expectante a lo que sucedía. Fue hasta el tiempo en que los rescataron que se dieron cuenta que estaban "allá por Montepío, allá por la zona de Catemaco".

La banda delictiva no sabía que uno de los secuestrados era una figura de las ligas de béisbol nacional e internacional que realizó partidos sin hit ni carrera durante su larga trayectoria peloteril en Japón, Corea del Sur o en Milwaukee, en Winsconsin.

Los captores violentaron a Elvira Delgado psicológicamente, provocados por el temor de no saber a quién tenían privado de su libertad.

"Ellos estaban espantados y me preguntaban, yo no sé si alguien los llamó o algo, porque me seguían preguntando y me decían 'Dinos, dinos quien eres, porque si eres alguien no va a salir con vida porque tenemos problemas'. Era una cosa para mí terrible poder discernir quien soy, soy un jugador de béisbol que representó a mi pueblo, a mi municipio, a mi estado y a mi México en otros países, eso es sólo lo que he sido, pero seguían ellos torturándome mentalmente".

El "no sabe cómo los rescataron" pues estuvieron totalmente alejados de ciudad alguna. Cuando los elementos de la Fuerza Civil y la Fiscalía llegaron, estaban bajo una lona en el rancho el Xicacal, perteneciente al municipio de Catemaco.

"Estuve tres noches sin dormir y ellos decían que iban a terminar con nosotros porque tenían muchos problemas; batallamos mucho realmente. Nos tenían casi bajo la montaña, bajo un puente, y debajo de los árboles (...) la verdad, cuando el helicóptero llegó alumbraba para abajo y dio vueltas en el punto y dio vuelta y vuelta y nosotros suplicábamos que no se fuera; pero nosotros estábamos vendados y todos con cadena, nosotros teníamos mucho miedo porque las personas que estaban con nosotros dijeron que antes de irse y los helicópteros se presentaran, nos iban a matar", relató.

De viva voz, el lanzador zurdo dijo que estaba "asustado, simplemente asustado" cuando el operativo que desplegó la Fiscalía detuvo a la banda de ocho personas, seis hombres y dos mujeres que eran las que los alimentaban.

Cuando las "Fuerzas civiles" llegaron al lugar y gritaron:

-'¿quién vive?', los policías dispararon sus armas, ellos quedaron atónitos y en silencio.

La Fuerza Civil habló por radio:

- 'parece que aquí están cinco personas'. Una vez liberados todos se dirigieron al beisbolista: ¿y tú cómo te llamas?'.

-Narciso Elvira

-¡Lo tenemos, aquí está!

"Entonces fue el momento más grande de mi vida", dijo Narciso Elvira.

Dice que los delincuentes agreden a sus víctimas y se "pasan la información, pero la información es raquítica. Saben tu nombre pero no saben, de verdad, que sí eres, si tienes el dinero, si no tienes".

Narciso pide que se confíe en las autoridades de la Fiscalía General del Estado y los integrantes de la Fuerza Civil, que lo rescataron a él y a sus obreros. Pero comenta que "es algo lamentable que en nuestro país exista temor de muchas cosas (...) que pongan una denuncia y que den la cara y que todos estos actos delictivos tienen que ser castigados".

El ex pelotero no sabe si se irá del municipio de Tlalixcoyan o se quedará para continuar con su labor cañera. Y agradeció a todos los que "se preocuparon pos su estado y mostraron interés".

"Estamos con nuestra familia, con nuestra gente que realmente nos quiere. Tenemos las bendiciones por parte de Dios, iglesias, han venido a mi casa, su casa, para dar gracias a Dios (...) es algo que realmente que nos devuelve la vida y nos devuelve a la casa para seguir con la vida".

El deportista relató que se siente "agradecido" con Dios por sobrevivir al secuestro del que fue víctima desde el día 16 de junio, cuando se dirigía a finalizar el trato de un trapiche en Hueyapan de Ocampo.

"Estamos bastante contentos y agradecidos con Dios por las cosas que nos pasaron y que tenemos la oportunidad de volver a casa con nuestra gente y nuestra familia. La gente que realmente se preocupó por nosotros..."

Narciso Elvira estuvo en el cautiverio con otros cuatro de sus trabajadores, dijo que a todos "los tenían en el cautiverio, en el aire libre y "fueron un poco maltratados".